Cómo pintar la casa: renueva tu piso de alquiler

Cómo pintar tu piso de alquiler

¿Te has propuesto dar un lavado de cara a tu piso de alquiler? Es muy posible que antes de subir tu anuncio a Kasiky quieras renovar el inmueble para que ofrezca el mejor aspecto posible. Y no hay nada mejor para ello que una buena mano de pintura. En este artículo te ofrecemos unos cuantos consejos sobre cómo pintar tu piso de alquiler de la manera más fácil y cómoda posible. ¡Manos a la obra!

Hora de pintar tu piso de alquiler

Si ya has comprobado el buen funcionamiento de las instalaciones de los suministros y si hace falta o no realizar reformas, ha llegado el momento de pintar la vivienda. Algunas personas optan por contratar a profesionales para que se encarguen de la tarea, pero resulta muy habitual encargarse uno mismo para reducir gastos. Y aunque pintar una casa, de inicio, puede parecer una tarea sencilla, lo cierto es que hay que seguir ciertos consejos para que el resultado final sea el esperado.

Primero de todo, tendrás que acondicionar tu piso de alquiler. Si planeas pintar la totalidad de las paredes de la casa, tendrás que planificar qué habitaciones pintarás primero. Después, deberás vaciar la totalidad o la mayor parte de los muebles que se encuentren en ellas. Si hay mobiliario que prefieres no trasladar -porque tendrías que desmontarlo para cambiarlo de habitación- siempre puedes cubrirlo con plásticos protectores para evitar que terminen manchados de pintura.

En segundo lugar, deberás preparar adecuadamente las áreas anexas a las paredes. Hazte con cinta de carrocero y cubre los rodapiés y los enchufes para evitar manchas. También deberás proteger las puertas y los suelos con plásticos; de esta manera te evitarás tener que limpiarlos en profundidad después de pintar.

Prepara la paredes y hazte con los materiales necesarios

Es muy posible que, antes de pintar, debas preparar las paredes. Si están cubiertas con papel pintado antiguo, te aconsejamos que las humedezcas previamente para poder eliminar el papel más fácilmente. Comprueba, también, si las paredes contienen protuberancias o pequeños agujeros que tapar. En estos casos, tendrás que hacer uso de masilla para rellenar los huecos y, después, lijar las paredes para que queden totalmente lisas.

Antes de disponerte a pintar, cerciórate de que dispones de todos los materiales necesarios. Además de la pintura, necesitarás varios tipos de pinceles o rodillos, ya que de esta manera podrás pintar todas las zonas de tu piso de alquiler de forma más cómoda. 

Elige bien el color

A la hora de elegir el color, es importante que seas estratégico. Una mala elección de los tonos puede deslucir tu piso de alquiler ¡y tu objetivo es que resulte lo más atractivo posible para los futuros inquilinos! 

Si no lo tienes demasiado claro, lo más recomendable es que prescindas de los tonos más atrevidos o intensos. Recuerda que el color blanco o los grises suaves ayudarán a dar una mayor sensación de amplitud así como de luminosidad a las estancias. Si tu salón/comedor es de pequeñas dimensiones, no dudes en apostar por estas tonalidades para potenciar la sensación de espacio. 

Si, en cambio, prefieres dar un toque de personalidad a tu piso de alquiler, puedes optar por combinar dos colores en una misma estancia, con paredes de distinto color para crear un efecto más moderno. Los tonos “arena” y terrosos suelen constituir elecciones elegantes, pero lo más importante es que la línea cromática general de la vivienda tenga cierta armonía y no resulte chocante el paso de una habitación a otra.

Y si ya tienes tu piso de alquiler pintado y listo para ser mostrado, es el momento de crear tu ficha en nuestra plataforma Kasiky. En ella podrás detallar todas las características de la vivienda para que los potenciales inquilinos puedan contactar contigo y pedir cita para visitarlo. 

 

Únete al alquiler seguro de Kasiky: ¡te ayudamos a cumplir tus objetivos para el nuevo año!

consejos
Compártelo

Únete al alquiler seguro y sin comisiones de Kasiky

¡DESCUBRE MÁS!